Antes de los 40… ¿estresado profesionalmente?

Noto un cierto estrés profesional entre mis compañeros de trabajo y amigos que están acercándose (peligrosamente) a los 40. Es una edad mágica. Supongo que es debido a que, a esa edad, se supone que uno debería haber conseguido la mayoría de cosas que se propone para su vida. Esto incluye familia y trabajo.

Además, llegando a los 40 te planteas de nuevo algunas cosas referentes a tu vida profesional. Generalmente, llevas ya 15 años en un determinado sector o departamento (nosotros no somos de la generación ni-ni, por tanto llevamos ya muchos años trabajando!) y te preguntas qué vas a querer hacer los siguientes 20 (o 30 como sigan así las cosas) años de tu vida.

En este sentido, tengo dos tipos de amigos y conocidos, y también veo dos tipos de perfiles en el mundo laboral:

  • Personas con un puesto técnico, que son felices con su combinación de vida laboral – familiar y aspiran a quedarse como están “toda la vida”. Estas personas suelen llevar 15 años (o más) en el mismo puesto y empresa y, por tanto, no se han preocupado por su “empleabilidad” más allá del puesto / empresa donde están. Aunque se planteen qué pasaría con ellos si las circunstancias laborales cambiaran, no van a hacer “nada” para mejorar está situación. Les va el “status quo”.
  • Personas que han experimentado varios cambios de puesto, promociones, han estado en diferente empresas y que, llegando a los 40 se plantean si seguir en la misma empresa o cambiar. Estos son los que yo llamo, “estresados profesionalmente”.

Realmente… ¿hay motivos para que estos últimos estén “estresados profesionalmente”? ¿es tan importante conseguir esta meta antes de los 40? Aunque me gustaría decir que no, pienso que hay algo de cierto detrás de esta fijación cuando estamos a punto de cumplir los 40. Muchas ofertas de trabajo (aunque evidentemente no de forma explícita) se formulan así cuando se concreta el perfil al headhunter: “que sea menor de 4o porque si no, luego, ya es muy dificil que se pueda adaptar a nuestra cultura y manera de hacer… bla bla bla”. Los mayores de esta edad lo tienen ya un poco crudo poder encajar en la mayor parte de ofertas del mercado.

Además, si has cumplido 40 y “todavía” no eres director o resposable de un área, la mayoría de headhunters no te considerarán porque pensarán que “algo ha fallado” en tu vida profesional… es un poco duro, pero pienso que es así.

En general, para optar a puestos interesantes de gestión pasados los 40 (director de un departamento, por ejemplo), tienes dos opciones:

  1. Ya estás en la empresa, (eres el que reportaba al director), y te dan la oportunidad
  2. “Ya” eres director en otra empresa y te ofrecen un cambio lateral

O una opción o la otra, no hay más.

Es un poco triste pero, finalmente, tengo que decir que tenéis algo de razón aquéllos que os estáis empezando a estresar profesionalmente porque véis que se acercan los 40.

De todas formas, todo es posible y, si aún os quedan algunos años para los 40… emplearos en vuestra “empleabilidad”!

Acerca de Maite Piera

I am a certified Career Coach, writer of Job Hunting for Dummies, providing Consulting tips for Job Hunting.

Publicado el noviembre 6, 2010 en Quiero cambiar de carrera profesional, Quiero mejorar como jefe, Quiero mejorar en el trabajo, Trabajo pero tengo dudas y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 12 comentarios.

  1. No tengo cuarenta pero algun dia llegaré. Me parece que aceptar sin más que una persona a los cuarenta está en su ocaso profesional para realizarse profesionalmente y personalmente es aceptar sin más todos los modelos estereotipados que existen en éste país. Contratamos, valoramos y ascendemos en base a estereotipos. Donde está el talento??? Por qué cuesta tanto reconocer que alguien a los cuarenta quiere y puede aportar muchisimo más valor que a los 20?. Creo que los headhunters de España no abren la ventana al exterior, mas vale lo rancio conocido….. He sido responsable de RRHH durante tres años con mas de 1500 empleados y ser la de personal (vease asuntos internos para muchos) sigue siendo tambien un estereotipo mas que vigente.

  2. Creo que el problema es que en la escuela, universidad y entorno familiar y social se crea la necesidad de ser responsable en tu empresa para ser mejor y entonces tú vas y haces todo lo posible por conseguir “prosperar”. Pero todo es una gran mentira que interesa a las empresas y según vas aprendiendo te das cuenta que los jefes son personas a las que las empresas esclavizan un poco más que a un trabajador sin escalafón por unas pocas monedas más. Y por ese motivo, cuando estos jefes se dan cuenta, es decir, a la semana de su nombramiento, son malas personas con su gente porque les envidian su libertad.

  3. Washington Torres

    ME PARECE INAUDITO QUE NOS JUBILEN A LOS CUARENTA, CUANDO TIENES CASI TODAS LAS CAPACIDADES INTACTAS Y CORREGIDAS POR LA EXPERIENCIA DE ESOS CUARENTA ANOS DE INVIERNOS Y VERANOS VIVIDOS. SEAMOS MENOS CRUELES CON NOSOTROS MISMOS Y PONGAMOS LA CARA AL VIENTO DE LA FELICIDAD DE ESTAR HACIENDO LO QUE NOS GUSTA. EL PUESTO QUE OCUPEMOS EN LA EMPRESA NO CUENTA SINO PARA ALIMENTAR NUESTRO EGO.

  4. Hola Maite,
    he dado con tus cometarios y quiero felicitar-te por su contenido. Da gusto navegar en un día soleado como hoy y llegar a estos parajes.
    En relación a tu comentario sobre la vida laboral después de los 40, quiero proponerte ampliar el grupo 2 con el subgrupo 2.2, que son aquellos que habiendo alcanzado el éxito, y después de estar un tiempo en él, y una vez pasados los 40, se dan cuenta que eso no es lo que estaban buscando y que el sentido a su vida y a su realización personal está en otro sitio.
    Antes de abrir la tercera vía, se requiere una antesala previa en la que es preciso revisar ese ruido interior que no calla y que cada vez aleja más nuestras expectativas de nuestra realidad. Si no realizamos este paso evidentemente nos reincorporaremos al punto 2 inicial. Aparcadero sin salida en el que mensajes como “tu vida laboral ha concluido”, “gane over”, “Fracasado”, etc, aumentaran nuestro ruido interior. Pero ese ruido es LA LLAVE que nos abre la autopista de nuestro futuro y que más tarde utilizaré. La llave de quien somos, de a qué nos queremos dedicar. La llave de que aportaríamos al mundo si no tuviéramos que ganarnos la vida.
    ¿Qué pasa con la gente que después de los 40 está desencajada en el mundo laboral?. Pues que no han contemplado todas las posibles alternativas profesionales que existen.

    Analicemos el problema:
    – Persona de más 40 años o de 50 o de 60, (no es relevante)
    – Experiencia consolidada en una o varias aéreas de la empresa, gracias a los diferentes puestos de trabajo que ha ocupado.
    – Buena relación profesional, a esa edad se conoce a mucha gente que están en buenos puestos de diferentes empresas y administraciones.
    – Estado anímico debilitado ya que todo lo anterior no encaja en nuestra imagen mental.

    Qué tal si ofertamos a toda esa red de contactos que conocemos, que nos vamos a dedicar a poner nuestros conocimientos a su servicio. ¿Y cuál es el servicio ofertado? Aquí es donde entra en juego LA LLAVE que hemos utilizado para abrir la puerta de nuestro futuro, la puerta de nuestra identidad. Ofertándonos a nosotros mismos aportamos una solución sin competencia posible, ya que nadie oferta su esencia, su identidad, su ser. Y qué decir de nuestro grado de implicación en la búsqueda de soluciones. Olvidarnos de nosotros para concentrarnos en nuestros clientes, en su problema, en su solución. Nosotros vivimos de la autorrealización, de encontrarnos y de ser útiles. El dinero, si te olvidad de él, termina por llegar.
    Saludos

    • Hola Marco, la llave de que hablas … tienes razón, está ahí pero hay gente que o “no quiere verla” o no tiene tiempo para verla… y van pasando los años y van navegando sin rumbo .. es lo que decía en el post de “taxista, a dónde va?”… precisamente. Para ayudar en estos casos, existen los life coachs, son profesionales especializados en poder ayudar a personas en estos momentos! Yo sé de qué va y realmente es muy gratificante poder participar en esos procesos. Gracias por tu aportación, saludos!

  5. Buena pregunta…!! Lo importante es estar contento con lo que haces! Yo creo que sí interesas! A tu empresa, al mundo… además pienso que las personas con experiencia en una empresa son muy valiosas, porque ya saben todo como funciona y no hay que invertir en su formación. Yo de verdad pienso que sí que interesáis al mundo laboral.
    Mi artículo aquí iba de las personas que quizás no estaban del todo contentas… hay que tener presente que los 40 marcan un “antes y un después”. Muchas veces, o cambias antes de los 40 o después se hace mucho más complicado… esto no es problema si estás a gusto, pero si no… hay que pensarlo muy detenidamente.

    Gracias!

  6. Todo parece un poco contradictorio, no??? Por un lado se nos plantea una vida laboral hasta los 67 años, y por otro parece (y és) que a los 40 se nos acaba el mundo!!!

    Mi pregunta es??
    -Si pasados los 40 aparentemente no interesamos al mercado laboral, y todavía nos quedan 17 años por trabajar…qué se supone qué tenemos qué hacer??

  7. Creo que es cierto que quien no ha llegado a ciertas metas antes de los cuarenta, difícilmente lo haga después. Sin embargo creo que hay que matizar algunas cosas…
    Lo que sucede muchas veces es que no llegamos a esas metas porque muchos nos obsitinamos en seguir los caminos que han supuesto un éxito para algunos que han sido capaces de establecer un modelo determinado de éxito… pero… ¿qué pasa cuándo ése modelo no se corresponde con tus aptitudes e intereses? ¿qué sucede cuándo por más que uno lo intente no consigue adelantar? En en este punto llega el “fracaso” o más que el fracaso el “conformarse” de muchos, que se sienten frustrados porque no consiguen lo que quieren por los métodos establecidos (y por ende, se les cae el boli a “menos cinco” y todo su interés recae en la vida personal). Creo que lo que hay que buscar es un equilibrio entre el éxito/felicidad personal y el profesional, y creo que hay que hacerlo siguiendo tu propio “modelo”, haciendo un análisis de tus habilidades y tus carencias y siendo consciente de qué es lo que te puede hacer brillar y en consecuencia sentirte autorealizado.
    A este respecto hay un libro, bien, más bien es un cuento titulado “Reinvétate”, que de una forma muy amena intenta dar algo de luz sobre el tema que apuntaba.

    • Gracias Nuria por tu comentario! Totalmente de acuerdo, lo importante es sentirse bien profesionalmente… lo demás no importa tanto! Gracias por compartir con nosotros el libro, lo conozco!

  8. El que uno sea “cuarentón” y no se siente realizado, porque se siente preparado tanto academicamente como con la suficiente experiencia profesional para desarrollar un área de trabajo con responsabilidad y éxito, es como si te dicen otro tópico “de los cuarenta para arriba no te mojes la barriga”. Lo importante no es la realización profesional, sino la realización personal. No hay que ser de la generación ni ni, sino de la generación si si, Si a la vida, si al trabajo, si a la responsabilidad, si a la familia, si al amor, si al mundo y si al compromiso con los demás, con las carencias que uno pueda tener, por eso no es una carrera con los demás, sino contigo mismo y conformarte con lo que tienes y con lo que eres. Y a eso se le llama ser FELIZ.

    • Estoy de acuerdo… de todas formas, el comentario es cierto si la vida profesional está solucionada. Es decir, si no tienes nada que decir, no te da que pensar.
      Pero desafortunadamente no siempre es así, y a veces, sí que es necesaria (también) la realización profesional. Sí a la vida, a la responsabilidad, a la familia, al amor y al compromiso con los demás pero también, sí a pensar si profesionalmente te sientes bien contigo mismo.

  1. Pingback: Tweets that mention Antes de los 40… ¿estresado profesionalmente? | Coaching Virtual -- Topsy.com

A %d blogueros les gusta esto: