Calidad de vida

Hoy he tenido una conversación interesante con un amigo. Me cuenta que, además de él, todos los amigos que conoce alrededor de 40 con quien ha hablado, le han dicho que quieren cambiar de trabajo para mejorar profesionalmente pero no quieren renunciar a su vida personal.

Y… qué difícil es esto! Porque claro, has cambiado de trabajo a los 30 y pico. Has tenido una primera experiencia (o dos) y ahora has consolidado tu trayectoria. Eres un buen profesional de casi 40. Estás a punto para dar “el gran salto”. Primero, miras si en tu empresa actual tienes posibilidades para dar ese salto. No es así. Tienes que buscar fuera. Y esto te genera algo de ansiedad o de “estrés” profesional.

¿Por qué? Porque, por un lado, quieres demostrarte que vales. Quieres demostrarte que puedes conseguir puestos de mayor responsabilidad. Además te llaman los headhunters, sabes que tu perfil es deseado en el mercado. Pero…. por otro lado, estás en el peor momento para cambiar. Acabas de tener tus hijos. Tienes pareja. Quieres disfrutarlos. Quieres llegar a casa antes de las 9… y por fin lo habías conseguido, porque ya en el puesto actual tienes la confianza de todos, no tienes que “demostrar”.

Y… si cambias, recuerda que tienes que pasar muchos meses de “picar piedra”. Empezar de cero. De querer gustar. De quedarte hasta las tantas.

Piénsalo. ¿Merece la pena?

Acerca de Maite Piera

I am a certified Career Coach, writer of Job Hunting for Dummies, providing Consulting tips for Job Hunting.

Publicado el noviembre 19, 2010 en Estoy contento con mi trabajo, Estoy en el paro, busco trabajo, Estoy en un proceso de selección, Quiero mejorar en el trabajo, Trabajo pero tengo dudas y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. 7 comentarios.

  1. No se, pero creo que el “downshifting” esta ganando adeptos. O quiza estoy condicionado por el entorno que observo. Desde luego antes de la crisis no tenia dudas de que era una tendencia en alza, ahora quizas se ha ralentizado. La clave esta en cuando es el momento mas oportuno en tu carrera de cambiar el chip (o cuando puedes permitirtelo, claro esta). En fin, la carrera profesional es un pilar importante en la vida, pero si se convierte en el unico pilar, entonces eso no es vida…

    • Totalmente de acuerdo.. no puede ser el único pilar, pero… tenemos que ser realistas, nos pasamos más de LA MITAD de nuestra vida trabajando… hay que tomárselo en serio, pensar en las consecuencias de las decisiones que tomamos en el entorno laboral y, todavía más importante, disfrutar con el día a día del trabajo! Y sí, desafortunadamente el downshifting está a la orden del día. Pero todavía hay oportunidades y conozco mucha gente que se plantea cambios… y está en el dilema de los pre-40.
      Como siempre, gracias por tus comentarios!

  2. Estimado Fernando, te invito a leer mi posting titulado… “Hormiguitas… a vender!” Creo que tienes algunas respuestas sobre tu punto de “los jefes no valoran fachadas sino productividad…”.
    En general, muy buen punto, sí, es cierto que es mucho mejor trabajar con gente “productiva” que además sean interesantes en otros ámbitos de la vida. Totalmente de acuerdo!

  3. Lo importante es la productividad de una persona y eso debe ser lo que valoren los jefes lo que haga “gustar”.
    En mi vida profesional me he encontrado con muchas personas que nunca se van antes del jefe que les encanta quedarse hasta las 9 o mas de la noche, eso si muchas veces estan mirando por internet el diario sin mas o organizando las vacaciones, les encanta contestar correos durante el fin de semana aunque no aporten nada en ellos pero que se note que tienen la blackberry conectada y frente a los ojos durante el teatro o el cine, incluso ir a la oficina el mismo fin de semana, y eso si siempre y cuando se publicite que lo han hecho. Que hay que “gustar”!!!!!
    Pero sinceramente las personas mas productivas y profesionales que me he encontrado en mi vida como compañeros no tenian ese perfil, sino que eran personas con imaginación para encarar nuevos retos que si en un momento dado ello comporta un sobresfuerzo estan dispuesto a hacerlo pero no lo publicitan lo hacen cuando es necesario y ya esta, pero si hacen “cafes” como decias Maite en otro articulo mantienen vivas sus relaciones dentro y fuera del mundo laboral porque ello las enriquece personal y laboralmente.
    Me gustaria pensar que los jefes no valoran fachadas sino productividad y ello no viene dado por las horas de trabajo es algo mucho mas complejo de medir, igual si en una cadena de producción (aunque seria mas que discutible) pero jamas en un trabajo que requiera algo de talento de imaginación… Por supuesto que una persona con “vida” fuera del trabajo puede ser mas que interesante para un puesto, es mas yo nunca me fiaria de aquellos sin vida que tienen de novia la blackberry o de novio el iphone.

  4. A mi me parece un error renunciar a crecer profesionalmente por el hecho de que la compañia en la que estás haya invertido en tu desarrollo. Habrás revertido aquello que has aprendido y cuando te planteas moverte es porque tienes cerrado el camino que quieres.
    Desde luego, si la empresa tiene que prescindir de tí, no va a dejar de hacerlo… y la mayoría de las veces tampoco lo hará considerando los años,experiencia y buen hacer que hayas aportado…
    Elegancia siempre pero claridad de ideas también.

  5. Bufff sí, es un buen punto éste. Hay que tenerlo en cuenta también, muy buena aportación. Yo creo que lo importante es saber “dónde” vas en la vida,… e ir a por ello. Seguramente tú sabes si la decisión que tomas va “en la dirección correcta” o no. Simplemente se trata de tener claro el “objetivo final”. Esta semana publicaré algo sobre esto… lo pensé a consecuencia de este artículo. Gracias!

  6. Ah, el clásico debate interior! Estoy plenamente de acuerdo con los puntos de análisis que planteas (conciliación vs crecimiento, en esencia). Por añadir otro ingrediente a la “ensalada mental” que se suele dar en estos casos, cabría añadir que te estás planteando dejar la compañía que te ha facilitado llegar donde hoy estas, quizás te ha pagado el master o el curso de perfeccionamiento directivo en esa prestigiosa escuela de negocios, te ha dado oportunidades de participar en proyectos en los que has aprendido muchísimo y, quizás, no te has preocupado de formar a un posible sucesor adecuadamente, por lo que eres consciente de que, aunque avises de tu salida con un mes de antelación (que suelen acabar siendo dos semanas escasas, pese a tus buenas intenciones) vas a dejar a tu departamento posiblemente muy debilitado durante un tiempo, hecho que quizás influya en los objetivos del semestre de todos tus compañeros de trabajo.
    Yo también tengo curiosidad por saber cual va a ser tu decisión …

A %d blogueros les gusta esto: