La primera vez (profesionalmente)

El otro día tuve una entrevista con un chico espabilado de los ni-nis… y muy bien. Me contó que había estudiado lo que quería, química, siempre le había interesado saber cómo estaban “estructuradas” las cosas. Me contó que, además, le gustaba muchísimo la parte de química orgánica… fue el primero de la clase, tuvo un profesor inspirador… sobre todo cuando tocaron la parte de genética bioquímica… vaya, me transmitió con todo su entusiamo que pensaba que había descubierto su gran pasión.

Y… genial, pero… es que yo lo estoy entrevistando para una posición de administrativo-contable!

… Y claro, después de ver aquel chico, en sus 20s, con toda la ilusión, con todas las ganas… no me puedo resistir a hacerle de “coach” (aunque estemos en una entrevista):

– Cuéntame tu último viaje. ¿A dónde fuiste?

– A Australia, durante un mes, de mochilero.

– Ah… qué bien! Cuéntame el proceso que seguiste para organizar ese viaje… (Me cuenta todo, con pelos y señales. Tardó 6 meses en planificarlo… bien! Habló con amigos, buscó en internet, pidió consejos, decidió con quién ir, planificó el coche de alquiler y vuelos internos, miró la ruta, buscó albergues, buscó actividades que hacer y restaurantes…) … UAU… SEIS MESES! Muy bien!

(Sigo preguntando) Ahora cuéntame el proceso que llevaste a cabo cuando escogiste tu primer empleo, de administrativo en una ETT, mientras hacías la carrera de química.

– Ah… eh…. bueeenoooo….. de hecho, me llamó un amigo de mi padre y me dijo que “si quería trabajar”, y al día siguiente empecé!

Seis meses versus…. 2 SEGUNDOS.

La primera decisión, sobre las vacaciones, sin IMPLICACIONES importantes.

La segunda, DETERMINA TU VIDA PROFESIONAL.

Creo que algo no va bien.

Acerca de Maite Piera

I am a certified Career Coach, writer of Job Hunting for Dummies, providing Consulting tips for Job Hunting.

Publicado el noviembre 24, 2010 en Estoy en el paro, busco trabajo, Quiero cambiar de carrera profesional, Quiero mejorar en el trabajo, Trabajo pero tengo dudas y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. En primer lugar, felicitarte por el blog, lo he descubeirto recientemente a través de linkedin y leído varios artículos. Respecto a éste, muchas veces no coincide lo que deseas con lo que encuentras, aunque te esfuerces (o al menos te parece a ti). En mi caso, trabajo de lo que he estudiado y me gusta, pero todavía no he encontrado un lugar donde te valoren profesional y personalmente.
    Espero poder hacerte algunas consultas más adelante.

    Gracias por este blog.

    • Hola Mafalda, muchas gracias por compartir el comentario! Si piensas que estás en el sitio adecuado haciendo lo que te gusta… ya es muy importante! Al menos sabes que vas en el camino adecuado. Ahora bien, dices que quizás no se te valore tanto profesional o personalmente… esto ya es tema de cultura empresarial y, si no mejora quizás un día tendrás que pensar en cambiar. Pero si te gusta lo que haces, es importante que aprendas bien tu puesto (al menos técnicamente) para luego poderte plantear un cambio.
      Suerte y hasta pronto!

  2. Sinceramente, creo que depende.
    Depende de lo que es importante para esa persona. El viaje era importante, era algo que seguramente le hacía ilusión, algo en lo que creía,…, y se lo hizo suyo, de ahí los 6 meses. El trabajo, seguramente para esa persona es un medio para llegar a final de mes y poder justamente prepararse para el siguiente viaje.
    No creo que el primer trabajo sea el decisivo; sí creo que siempre habrá un trabajo que sea el decisivo, el importante, el que te “encarrile”, pero eso ocurrirá cuando esa persona crea en ese trabajo, en lo que le aporta, …; mientras, no importa si es el primero, el segundo,…, hay gente que ni su décima ocupación, condicionará su carrera profesional pues para ellos esos trabajos no habrán significado más que un sueldo a final de mes.

    • Muy interesante tu reflexión. Sí, claro, seguramente lo vio como tú dices. Como un trámite para conseguir un dinero y llegar a final de mes. Pero claro, una cosa lleva a la otra… y luego, quizás después de 10 años te das cuenta que no estás haciendo lo que de verdad quieres. Y mi reflexión es que.. mejor darse cuenta antes, y apostar por lo que “de verdad” quieres cuando tienes 22 años que cuando tienes 37. Por eso me dio pena este chico, porque pienso que tenía tan claro su vocación, que es una lástima “dejarse llevar” por los acontecimientos en vez de ir al 200% a intentar conseguir su sueño.

  3. Totalmente de acuerdo… cuanto más tiempo pasa, peor!! Y luego, cuanto más tiempo pasa, más valiente tienes que ser para “dejarlo todo” y volver a empezar en la “carrera” adecuada.
    A ver si alguno de los que empiezan la carrera profesional, después de leer este artículo, se lo piensan dos veces…
    Gracias!🙂

  4. Estoy completamente de acuerdo, a menudo pasa que tomamos decisiones “a la ligera”, sin pensar qué consecuencias traen para el futuro. A veces, porque el destino nos planta una oportunidad frente a nuestras narices y por ser tan fácil no la rechazamos, otras tantas porque no sabemos donde vamos y parece que lo importante sea simplemente dar un paso (aunque no sea hacia la dirección adecuada) y otras, y estas son tal vez las más comprensibles, simplemente porque tenemos “necesidad” y nos “urge” encontrar una solución a nuestra situación, y escogemos la primera puerta que se abre. El riesgo, claro está (haciendo alusión a un comentario anterior tuyo) es terminar siendo un “veterinario a quién le gustan las plantas”… Y el peaje a pagar una vez te has equivocado es más alto cuánto más tiempo convivas con esa “solución rapidita” que encontraste la primera vez….

A %d blogueros les gusta esto: