Entrega incondicional

Hay gente que quiere a su empresa por encima de lo que es el trabajo en sí. Se sienten en la empresa como en “casa”. La quieren de verdad, y no la defraudarían. Conozco mucha gente que trabaja en empresas así. Han sabido ganarse a sus empleados.

¿Y cómo se hace esto? Pues, la verdad es que estas cosas… no se suelen planificar. Estas cosas no salen en los “premios”. ¿Por qué? Pues, porque un día, tenías a tu madre en el hospital. Aunque el permiso era de dos días… tu jefe entendió perfectamente que te tenías que ir toda la semana, estaba muy grave. Y esto no lo olvidas. Otro día, tu mejor amigo necesitaba trabajo. Estaba desesperado. Y lo comentaste con tu jefe. Y él le recomendó a alguien que buscaba apoyo… y consiguió trabajo. Eso no lo olvidas. Y, otro día, te separaste de tu marido. Y pasaste un año muy malo… no estabas al cien por cien, tus resultados se resintieron. Y tu jefe, te dijo “que no te preocuparas, que no te iba a pedir más ese año”. Y tú, eso tampoco lo olvidas.

Quizás no has tenido los mejores incrementos salariales. Quizás no has tenido un plan de carrera. Quizás no te gusta del todo tu jefe.

Pero, ¿y qué? La lealtad a tu empresa va mucho más allá que todo eso.

Y no te vas a ir, porque… no podrías mirar a los ojos de tu empresa y decirle que te vas.

A ver si otras aprenden.

Acerca de Maite Piera

I am a certified Career Coach, writer of Job Hunting for Dummies, providing Consulting tips for Job Hunting.

Publicado el noviembre 29, 2010 en Estoy contento con mi trabajo, Quiero mejorar como jefe, Quiero mejorar en el trabajo, Trabajo pero tengo dudas y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 10 comentarios.

  1. Hola Maite:
    Entiendo lo que dices y me lo creo. Hay trabajadores encantados con su empresa que la consideran parte de su familia y dejan toda su energia e inteligencia a su servicio, esto sólo es válido si es recíproco pero al final acaba mal. Es un tema de modelo, hoy las cosas no se reparan se tiran y sustituyen, todo dura poco, se adoptan las últimas tendencias que pueden ser modas o quedarse. Porque tenemos que reciclar a un trabajador con nuevas competencias si podemos coger un becario mas barato y formarlo a nuestro gusto. Ya se sabe lo que piden las empresas, flexibilidad, trabajo en equipo, etc y esto un senior no lo tiene.

    Yo creo que tu opinión y la mia son las dos válidas para este mundo. Ojalá la tuya acabe ganando a la mia.

    • Ojalá!! Bueno Juan… lo cierto es que hay ejemplos de todo. Quizás es cierto que cada vez más hay empresas como las que tú comentas pero por suerte, también hay empresas que ofrecen un plan de vida profesional hasta la jubilación… y bueno, conozco de los dos casos y espero conocer cada día más empresas de las que saben adaptarse a los tiempos y van ofreciendo oportunidades a sus empleados adaptadas a su momento. Muchas gracias por tu comentario!

  2. Hola Maite:
    Cada persona tiene sus propios objetivos en la vida hay empleados que reclaman seguridad en su trabajo, realizar funciones que les gusta o tener un empleo que se ajusta a su estilo de vida, estos dificilmente dejarán su empresa por muchas vicisitudes o contrariedades que tengan.
    Otra cosa es el trabajador que asume retos y es de caracter autónomo, este no aguantará y se enfrentará a la dirección.

    La entrega incondicional del título, hoy en día es una entrega condicionada a aguantar hasta el despido para recoger la indemnización que te toca por despido improcedente.

    • Hmmmm no sé si estoy totalmente de acuerdo contigo. Muchos empleados no tienen esa visión. De verdad están “entregados” a su empresa, cuando digo “de verdad” es de verdad, de forma genuina. Han obtenido en la empresa muchas cosas para su felicidad y la de los suyos (familia…) y eso también cuenta. O sea, que todavía hay gente que está contenta y que no ve el momento de su “despido”. Hay empresas que por política no despiden a gente… de verdad! Quizás te será complicado pensarlo pero es así, y todavía hay gente que sabe que esa “entrega incondicional” es para toda la vida, hasta la jubilación.
      Gracias por compartir tus pensamientos! Me has dado que pensar🙂

  3. En los ejemplos que mencionas lo que hay al final no es la empresa… sino una persona que comprende una situación y reacciona a ella. Es cierto que la cultura empresarial crea un “caldo de cultivo” pero son personas las que toman las decisiones.

    Desde mi punto de vista son decsiones sencillas que no requieren gran reflexión ni valor salvo cuando se contaminan con las “comparaciones” (“si tu te coges una semana, se lo tendré que autorizar también al resto… “) o la “historia”(“ahora vas a pagar por cuando me dejaste tirado con el informe de ventas”).

    Claro que estos comportamientos fidelizan, lo mismo que al amigo que responde y al que luego es más fácil perdonar y comprender.

    • Hola David, sí claro: al final las empresas son las personas, esto es así. Pero como tú dices, se tiene que dar una determinada cultura para que esto se pueda dar y esté “bien visto”. Si no… es complicado. De todas formas, también es cierto el tema de los precedentes… tampoco se puede ir haciendo “favores” alegremente pero hay situaciones y situaciones… y algunas seguro que merecen una atención especial! Gracias por el comentario!

  4. lo comentaste en otro post, salario emocional, eso empieza a ser valorado.
    trátame bien, con respeto, escúchame, comparte, cuéntame qué haces y porquè, què esperas de mi y cómo me ves en la compañía, …. y bueno sí, cuando las cosas vayan superbien, déjame notarlo también, un poquito….

    eso cuesta mucho de tener, seguimos manteniendo mentalidades de que hay que trabajar al máximo, a tope, las horas que sean, por que es lo que toca, pero luego cuando quiero echarte, entonces me voy a la ley y me acojo a mínimos…

    no sé.. la verdad es que muchas veces pienso que hay empresas que tienen que forrarse porque si haciendo una gestión nefasta de los trabajadores, las cosas a veces funcionan bien, imaginense qué tiene que pasar en un lugar donde te “ayudan”… de locos….

    seguimos en contacto

    • Gracias Ricardo por tu comentario! Sí, es cierto, a veces las cosas más sencillas son las que nos motivan y nos “llegan”… lo demás… es importante, pero no tanto! Pero, por suerte, hay todavía muchas empresas “humanas”. Menos mal!

      • Salario Emocional…..Cultura de Confianza…..qué importante es.Lo que ocurre es que la mayoría de las ocasiones no lo valoramos, porque desgraciadamente muchos empleados lo toman como “derechos adquiridos”. Hay que aprender a valorar las buenas costumbres de las empresas!!!!! y hay que aprender a valorar a los buenos jefes!!!!

      • Gracias Eva! Sí, totalmente de acuerdo.. a veces no valoras algo hasta que lo pierdes. Por eso creo que es bueno valorarlo todo… lo bueno y lo malo. Seguramente hay cosas malas, pero seguro que también muchas cosas buenas!!!!

A %d blogueros les gusta esto: