10.000€ menos… eso te pasa por hablar!

El otro día recibí un email curioso… era de un candidato que acababa de entrevistar. Siempre tengo la costumbre de dejar mi tarjeta para que me contacten si lo necesitan, y la verdad es que los candidatos nunca lo hacen. Es una pena… porque pienso que sería muy positivo que lo hicieran, pero es la realidad. ¿Qué costaría enviar un email de agradecimiento? Además, si te doy la tarjeta, ¡NO tienes excusa!

Es igual…, la cuestión es que es muy raro, pero recibí un email. Y en él me decía que… claro, en la entrevista le había preguntado por las expectativas salariales… y me había dicho 50.000€ y claro, que entiende que esto está muy por encima de lo que yo podría pagar pero que quería que supiera que seguía estando interesado.

A ver… ¿yo te he dicho algo de las expectativas? Cuando en la entrevista te pregunté… ¿dije que eras caro? ¿qué problema hay? ¿qué problema tienes?.

De hecho… 50.000€ no me pareció nada desorbitado. Justo lo que quería pagar, lo que se paga en mercado. Ni más ni menos.

Pero… ¿candidato, qué haces? Ahora, después de recibir este email pienso que TENGO la obligación de ofrecerte menos. Porque nunca me lo había planteado pero ahora, me invitas a reducirte el sueldo.

De verdad candidatos… ¡seamos listos!

Qué manera más tonta de perder 10.000€.

Acerca de Maite Piera

I am a certified Career Coach, writer of Job Hunting for Dummies, providing Consulting tips for Job Hunting.

Publicado el noviembre 30, 2010 en Estoy en el paro, busco trabajo, Estoy en un proceso de selección y etiquetado en , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 11 comentarios.

  1. Hola, realente muy buenos todos los artículos, luego de mas de dos décadas y especializaciones varias, he pasado por una restructura y estoy en busqueda de una oportunidad laboral. Lo mas complicado que se me dan en las entrevistas es justamente la parte de remuneración, he ocupado altos cargos en empresas multinacionales, y eso ha llevado a ganar un buen dinero, en las entrevistas menciono mi sueldo al salir de la empresa y aclaro que el sueldo que menciono es luego de dos decadas de exitosa trayectoria, que estoy abierto a nueva propuestas, muchas veces se ve en el rosto del entrevistador ciertas dudas entre mi ultimo salario y el que ofrecen, y en algunas ocasiones me he dado cuenta que el entrevistador a acelerado la entrevista para terminarla. Yo siempre aclaro que estoy dispuesto a recibir un importe menor, pues entiendo que la empresa no me conoce, que mi interes hoy no es ganar dinero para capitalizarme sino trabajar, que lo que hice en el pasado me da cierto respaldo economico, que estoy dispuesto a que la empresa me conozca y en un tiempo prudencial, hagamos una revision de mi desempeño y si aporte o no mas valor a la empresa que justifique un sueldo mayor…..
    Sin embargo veo que alli que se crea cierto ‘hielo’ ….. Estoy pensando que en proximas entrevistas decir que ganaba lo que hoy paga el mercado, y ya no mas mencionar lo que ganaba en mi empleo anterior, estoy en lo correcto ?? desde ya muchas gracias.

    • Hola Paul,
      Sí… entiendo lo que dices. A veces pasa, no debería ser así pero puede pasar… lo que te recomiendo es que no digas un precio (a lo mejor al final, vas a acabar infravalorándote!), sino que digas que estás muy interesado en el proyecto y que entiendes que la remuneración va acorde al puesto que vas a desempeñar. Y que ahora mismo, eso no es lo más importante, sino el trabajo, que te parece muy retador. Y ya está. Así, no dices nada,… y yo creo que al final va a ser mejor después de leer tu trayectoria y tu experiencia con las entrevistas.
      Ya me dirás cómo te va, mucha suerte!

  2. Estoy totalmente de acuerdo con Pilar. Este año he ido a varias entrevistas y cada quien tiene una perspectiva tan diferente en relación a lo que se “debe ” o “no se debe” decir o no en las entrevistas que después de más de 11 años de experiencia ya no se como acertar, lo que no me había sucedido nunca.
    Creo que la crisis actual posiciona tanto a demandantes como ofertantes de empleo en posiciones y actitudes que en una situación normal no sucedería.
    En cuanto al tema en referencia yo tambien he tenido alguna experiencia negativa ya que actualmente muchos son los que estan abusando y ofreciendo muy pero muy por debajo del valor real.
    Quizas esta sea una de las posibles razones por la actitud del candidato en referencia.
    La necesidad obliga y puede ser determinante cuando no tienes poder de negociación por la realidad del mercado.
    Muchas gracias por tu blog, te sigo y me parce muy interesante.

    • Es cierto lo que dices. Yo pienso que es mejor no decir un número -lo que le comentaba a Alan- porque a lo mejor te quedas corto o a lo mejor te pasas. Pero, aunque el mercado esté mal y la crisis esté afectando, no se escogen candidatos “para ahorrarse 3.000 euros” – al menos, no de forma general. Entonces, es mejor ser honesto, referenciar la pregunta a lo que estás cobrando actualmente y a partir de ahí, dejarlo a la elección de la empresa el número de la oferta final. O, al menos, pienso que es una buena estrategia.
      Pero sí es cierto que la situación no ayuda…
      Gracias por tu comentario! Me alegro que te guste el blog🙂

  3. Que bueno que se tocó este tema. Tengo una cosas que comentar:

    Primero: La tarjeta y el mail de agradecimiento. En Perú son pocos los entrevistadores que dan una tarjeta por propia iniciativa, uno tiene que ver la manera de pedírsela, da la impresión de que quieren evitar cualquier contacto futuro con los postulantes, quizás “no quieren ser molestados”. Pero bueno, partamos de que me dieron la tarjeta, ¿cómo agradecer la entrevista?, sino cuidamos lo que escribimos, podemos ser tomados como desesperados por el puesto de trabajo…

    Segundo: ¿Cuáles son sus expectativas salariales?. Una vez pedí consejo a una persona mayor sobre como responder a esta pregunta, y él me dijo que cuando me la hicieran, yo respondiera: “lo que tienen presupuestado”, ¿que tal esta respuesta?

    Tercero: Vamos al caso de una persona que le preguntaron por sus expectativas, y su respuesta fue un 5% mas de lo que se tenía presupuestado para el puesto, y no lo contratan. ¿Vale la pena desperdiciar a una persona sólo por 5%? Mi pregunta se refiere a que tan rígidas pueden ser las empresas con lo que tienen presupuestado en sueldos.

    Saludos.

    • Hola Alan P.
      1. Para agradecer una entrevista, una muy buena práctica, simplemente escribes algo así:
      Estimado …. ,
      Muchas gracias por considerarme por el proceso de x y por la entrevista de ayer. Después de la entrevista, reitero mi interés por… y especialmente me ha gustado saber que…
      Esperando recibir noticias suyas próximamente, un cordial saludo, …
      2. Expectativas, ay la terrible pregunta! Puedes hacer dos cosas: o decir lo que estás cobrando actualmente y decir que, “a partir de ahí” estarías dispuesto a considerarlo porque te interesa mucho el proyecto. O, directamente, no decir nada y seguir con “lo que se paga por un puesto de esta responsabilidad”… y añadir que estás muy interesado en el proyecto.
      3. ABSOLUTAMENTE NO!! Yo no descarto candidatos, ni por un 5, ni por un 10 ni por un 20% más… pero depende del caso, presupuesto, situación… es decir, que no tengas miedo de decir lo que de verdad vales. También es una manera de saber que lo que te ofrecen merece la pena para ti.

      Gracias!!! Es genial poder tener también la visión del otro lado del Atlántico!

  4. ¿De veras TIENES que hacerlo, así en mayúsculas? Quizás falta algo de información para poder valorar la actuación de este candidato en particular (si está trabajando, si tiene otras perspectivas, …), pero el panorama de encontrar empleo, para los que llevan meses en el paro y con cargas personales y familiares detrás, es realmente desolador, y en ocasiones la propia desesperación por cerrar una difícil etapa de su vida y pasar página lo que les lleva a hacer “cualquier cosa” con tal de aferrarse a una oportunidad… Insisto, no se si es el caso, pero sí es el de muchos otros… y es que la vida a veces se pone tan cuesta arriba que es difícil no dar algún paso en falso en la búsqueda de un nuevo futuro más prometedor que el actual. En cualquier caso si es un buen candidato, los 50mil están en mercado, cubre el perfil del puesto … ¿bajarle la oferta no es pan para hoy y hambre para mañana? ¿qué es lo más justo en este caso? Creo que, como mínimo, es un tema que se puede debatir…

    • Hola Pilar, gracias por tus comentarios… tienes razón no “TENGO” que hacerlo pero … el email me invita a considerarlo, y eso no está bien (o al menos, no va a favor del candidato). Tienes razón que aquí hay un componente crisis que no estoy teniendo en cuenta… y la gente de verdad no quiere ser descartada. Pero lo que yo digo es… si no te digo que es un problema, no me lo cuentes! (lo mismo que… si no te pregunto por una “área de mejora” tampoco quiero que me lo cuentes).
      Y, sobre bajarle o no el sueldo (en el caso hipotético que le fuera a hacer una oferta), yo creo que al final, le pagaría menos de 50. Porque ya sé que está dispuesto a venir por menos. Quizás no 10.000 euros menos – esto era un poco para provocar la discusión pero 2-3 mil euros seguro que sí.
      Gracias como siempre por ser una lectora tan fiel y aportar tan buenos comentarios!

  5. Te contaré una anécdota que me ocurrió hace muchos años cuando iba a ir a mi primera entrevista de trabajo:

    Antes de ir mi padre me dijo: cuado te pregute que cuanto quiere cobrar no le digas nada, en todo caso preguta que cuanto te ofrecen.
    Fui a la entrevista y al final el entrevistador me preguntó que cuanto quería cobrar, yo le conteste que cual era el sueldo que ellos querían pagar, él insistió ( pero tu tendras una idea, habrás echo unos cálculos, tendras una ilusión….) yo con toda mi juventud e impetu y seguridad e mi mismo le dije: “dos millones”, el entrevistador se levantó me estrechó la mano y me dijo me acabo de ahorrar doscientas mil pesetas con una amplia sonrisa.

    Lo peor la cara de mi padre cuando se lo conté, lo mejor que me contrataron por ¡dos millones!

    • Genial, qué interesante! Es un buen consejo el que te dio tu padre… yo pienso que es lo mejor, a veces decir un número te posiciona o demasiado caro o (en el peor de los casos) demasiado barato! De todas formas, tampoco somos tontos y sabemos más o menos lo que hay en el mercado… pero siempre se puede conseguir un más o menos 20% de diferencia, yo diría… dependiendo del arte negociando!
      Gracias por compartir la experiencia!

A %d blogueros les gusta esto: