Que no te pille el tren!

Hoy me he encontrado otro caso de los que me hace pensar. He entrevistado a un chico bastante majo, que tenía ya 40 y pico.

Me contaba que estaba trabajando tan tranquilo y… patapám! Un día le llegó el despido, la carta y “good-bye and good-luck”. Vaya, lo de siempre. Y lo gracioso es lo siguiente… me dice que, a veces, está bien que pasen estas cosas, proque así, al menos, por “necesidad” te tienes que poner a pensar qué haces en tu vida y que así, también, te puedes plantear otras cosas… abrir un negocio o lo que sea.

Y esto no es la primera vez que lo oigo… A mí me parece muy bien que ante la necesidad, te plantees nuevas vías en la vida pero… lo que me parece fatal, es que TENGAS que estar SIN trabajo para plantearte estas vías. Os recomiendo algo: UN día al año, el que sea, dedicaros a pensar si lo que estáis haciendo merece la pena y si estás en el camino correcto (¿el “taxista” os lleva donde queréis ir?). Y así, tendréis la sabia costumbre de saber siempre que estáis en el camino correcto.

Que no os “pille el tren”… que, a veces, pasa cuando menos te lo esperas.

Y sin avisar.

Acerca de Maite Piera

I am a certified Career Coach, writer of Job Hunting for Dummies, providing Consulting tips for Job Hunting.

Publicado el diciembre 1, 2010 en Quiero cambiar de carrera profesional, Quiero mejorar en el trabajo, Trabajo pero tengo dudas y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 8 comentarios.

  1. No sé si con un día al año basta para ver hacia donde vas y hacia donde quieres ir realmente. Me decía una compañera que deberíamos intenatr dedicarnos cada día 30 minutos a pensar sólo en nostros. Sin leer, ni mirar la tele, sólo a pensar. Bueno, yo con 10 ya me conformaría. Pero se tiene que estar preparado para aceptar nuestros pensamientos, porque a lo mejor descubres que te gustan pocas cosas de tu vida actual…buff, que trascendental suena eso…gracias Maite por tus notas diarias! Me alegro de que sea un éxito, te lo mereces!

    • Bueno… yo creo que 30 minutos al día es un poco “excesivo” – no sé si es realista o si es “adecuado” para la salud profesional. Una cosa es tomarte 30 minutos al día para desconectar, hacerte un masaje, pensar en nada, comprarte el Hola o lo que quieras… pero no sé si para pensar en hacia dónde vas con tu vida profesional.
      De todas formas, pienso que si tomas un día de verdad, entero, para pensar en ti, al año, es muy interesante para descubrir si vas o no en el camino adecuado. Sería genial que todos lo hiciéramos! A veces, la rutina nos puede … por eso también publiqué esta reflexión, para invitar a pensar en eso y, si consigo que “alguien” se tome ese día, ya será un éxito!!!
      Gracias🙂

  2. Pues ¿sabes? el principio de tu post me ha recordado al del “Entrega incondicional” de hace unos días: una persona trabajando tan contenta, sin verlas venir, seguramente porque estaba a gusto y, como tu decías en aquel post, quizás hasta pensaba jubilarse allí, quizás, hasta que llegó la famosa carta, su entrega había sido realmente incondicional y, simplemente, ni siquiera se le había pasado por la cabeza la idea de que en algún momento alguien pudiera tomar esa decisión (ni que su jefe la respaldara), quizás sus miles de horas metidas, su nivel de confianza y complicidad con su jefe o su historial de buenos o incluso excelentes resultados le habían hecho creer que lo de la entrega incondicional era mutuo, que tras 20 años juntos, y sin ninguna señal en el horizonte de malos vientos, podía seguir durmiendo tranquilamente … Y ya ves, esto pasa cada día, pero es que, simplemente, en ciertos contextos, nos cuesta mucho pensar “me puede tocar a mí”. Pero suscribo totalmente la moraleja: Si aun no lo has pensado, ya estás tardando…

    • Gracias Pilar! Sí, hay que tenerlo presente. Pero también, tienes que saber en cada momento dónde estás y qué posibilidades tendrías de hacer otra cosa si te despidieran. Aunque, claro… no es bueno “esperar a que” te despidan para pensar sobre ti y tu vida! Son cosas demasiado importantes como para dejarlas al azar o a decisiones tomadas por otros ¿no?

  3. Hola Maite,

    He llegado por casualidad a tu blog y me parece interesante. Se aprecia que te interesan las personas sinceramente, que te gusta lo que haces….en mi empresa estamos pasando por un proceso de venta que dura ya mas de dos años y esta llegando a su punto final. He visto ya muchos compañeros irse y espero que en tres meses me toque a mi. A pesar de haber empezado un MBA en el IESE a menudo pensar en el futuro te da miedo…supongo que es la pérdida lo que te afecta y te hace reflexionar acerca de los demàs, del entrono empresarial, de lo que quieres hacer, de tu propio futuro, de tus expectativas….es una experiencia que he vivido y vivo muy intensamente porque me ha tocado estar en el comité de empresa y hemos intentado ayudar a todos los que, con mas o menos edad, se tienen que ir sin ningun empleo….veremos como va…Recomendare tu blog a mis compañeros, seguro que les inspira.
    Gracias por compartir tu experiencia y tus ganas de que entre todos mejoremos….cambiar depende de todos, no de esperar que el entorno cambie…ya esta bien de sentirse siempre la víctima. No ayuda para nada y te paraliza.

    Mucha suerte a todos y adelante,
    Anna

    • Gracias Anna!! Una visión realista y optimista a la vez, gracias! Sí… estamos en tiempos difíciles, de eso no hay duda. Pero también es cierto que si tienes las cosas claras al menos todo va mejor, y no tienes la sensación de estar perdiendo el tiempo (aunque estés en paro…). Suerte con el MBA: es un buen momento para meditar, una inversión en ti misma al final… un lujo, aprovéchalo!

  4. ricardo santiago

    la rutina nos puede.
    trabajo fijo, pareja fija, piso (con hipoteca, fijo), y no voy que me llevan.
    y así nos va que el futuro no es nuestro es de una serie de casualidades que he ido padeciendo…

    me gusto mucho el post de (más o menos) “seis meses para preparar las vacaciones, cero minutos para pensar si me gusta mi trabajo o qué me gustaria hacer”….

    saludos

    • Gracias Ricardo!
      Por eso, pienso que es una buena costumbre lo de “tomarse al menos un día” al año para reflexionar. Es un ejercicio sanísimo, para el “bienestar profesional”… y para saber en cada momento que, al menos, estás en el camino correcto!
      Muy bien, gracias por compartir tus pensamientos y me alegro que te guste el blog!

A %d blogueros les gusta esto: