¿Sacrificas o inviertes?

El otro día tuve una cena con una pareja de seniors de 50. ¡Qué interesante! Cada día me gusta hablar con gente de esta edad (…no sé por qué será!).

Son una pareja interesante, “viajados”. De los que siempre tienen algo que contar. ¡Las cenas siempre se hacen cortas!

Era la primera vez que profundizábamos sobre temas de vida profesional. La mujer contó algo que me hizo reflexionar. Ella trabajaba desde joven. En su familia le habían pagado estudios en momentos en que no era tan habitual. De hecho, había hecho una carrera envidiable, en una gran multinacional. Cada vez tenía un rol más interesante y le seguía apasionando su trabajo. Además, le permitía conocer a gente muy interesante, de todo el mundo. Contó también que el ambiente era extraordinario, su jefe genial… estaba feliz con su vida profesional.

Y, de repente, dejó de trabajar.

¿Cómooo? Yo no entendía nada.

Y me dijo que su realización profesional era completa pero que veía que, “por culpa” de su propia realización sabía que sus hijos no se estaban pudiendo realizar plenamente. Y que, llegó un momento que pensó que no merecía la pena seguirse autorrealizando porque eso no la hacía feliz. Lo que de verdad la hacía feliz, era que sus hijos “crecieran” como personas.

Y lo dejó todo, y se dedicó a cuidar de sus hijos.

Una inversión sin sacrificios.

Acerca de Maite Piera

I am a certified Career Coach, writer of Job Hunting for Dummies, providing Consulting tips for Job Hunting.

Publicado el diciembre 2, 2010 en Estoy contento con mi trabajo, Quiero cambiar de carrera profesional, Quiero mejorar en el trabajo, Trabajo pero tengo dudas y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 12 comentarios.

  1. Soy mujer y con dos niños pequeños y lo cierto es que el término sacrificio cuando se habla de apartarse del mundo laboral para centrarse únicamente en el cuidado de la familia(sin que haya una causa mayor de dependencia de los niños) creo que es algo que quizá resulte a corto plazo, pero no a medio y largo término.

    La definición en RAE del término Sacrificio, la que más se acerca al caso expuesto, es la siguiente : “Acto de abnegación inspirado por la vehemencia del amor”.
    Tanto mi marido como yo trabajamos muchas horas, y tenemos suerte que cada uno disfruta con lo que hace, nos realiza en lo laboral y también en lo personal.
    Cuando decidimos tener hijos ya sabíamos que nuestras vidas iban a cambiar, pero de ahí a hablar de sacrificio,…; cada uno en un momento determinado debe hacer aquello que más le llene, siendo consciente y responsable de su situación, y cierto es que en la vida a veces no puede hacerse todo pero debe buscarse un equilibrio entre la parte personal y la laboral, puesto que si no es así,…,a corto plazo sí que podemos pensar que se está haciendo un sacrificio en positivo,…, pero a medio/largo plazo lo que acaba saliendo es la frustración de haber renunciado a uno mismo, y eso los hijos al final lo perciben. De repente les quitamos todo aquello que hemos procurado darles durante tanto tiempo,…, y pasan a ser “culpables” de algo que no conocen, no saben, no entienden,…, pues ellos no pidieron tal sacrificio.

    Ellos crecen y acaban teniendo su mundo, y a no ser que haya algún motivo mayor que haga que tengan una dependencia de nosotros,…, se acabarán yendo y acabaran creando su propio yo, su entorno,..; cada uno de nosotros debemos buscar formas de combinar la parte laboral y la personal y no renunciar a ninguna de ella, simplemente encontrar el encaje más óptimo de ambas partes en cada momento.

    • Gracias Rosalba! Eres un ejemplo de lo que decía en mi post: una inversión sin sacrificios. Había comentarios de personas que decían que siempre era un sacrificio pero tu punto de vista es que no… que “depende” de para qué dejes de trabajar, no lo ves como “sacrificio” sino como algo que va en línea con lo que tú quieres para tu vida y ya está!
      Gracias por compartirlo con nosotros!

  2. Maite,

    conozco un caso igualito, igualito… casi he pensado que estabas cenando con ellos (los que yo conzoco vaya)!!!

    Estoy de acuerdo con lo de los grises y el término medio y es que supongo que esta persona realmente tampoco no debía de DEJARLO absolutamente todo. Cuando una tiene inquietudes, las tiene haga lo que haga, aunque esté en casa cuidando de sus hijos y haciendo que sean personas adultas normales.

    Quizá sí que lo ha decidido tarde pero… mejor tarde que nunca y igual lo ha decidido cuando se daba cuenta de que lo mejor para sus hijos es que ella estuviese a su lado… La adolescencia es una etapa MUY difícil como para dejarla en manos de… véte-a-saber-quien. Y quizá el hecho de haber hecho ya una carrera brillante le da la tranquilidad de dejarla habiendo llegado donde quería… ¿Porqué no conseguir llegar igual de lejos en otra faceta de tu vida, la personal????

    Un petonet

    • Pues sí, es una manera de verlo… es complicada la conciliación. Tengo un post previsto sobre este tema pero es muy “femenino” y no me gustaría “enfadar” a mis lectores masculinos… pero es cierto que normalmente, es la mujer la que hace el sacrificio o inversión. Será motivo de otro debate, más adelante. Muchas gracias por tus interesantes comentarios 🙂

  3. sin sacrificios? abandonar una carrera profesional brillante no es sacrificio?
    Otra cosa es que la recompensa sea mayor y a todas luces compense, pero de ahí a decir que no se pierde nada…
    Vivo esta realidad muy de cerca, mi mujer ha renunciado a progresar en su carrera laboral por cuidar de nuestros hijos. Los niños son felices y la presencia de su madre se nota en su educación. Mi mujer es consciente de su sacrificio y lo acepta generosamente. Yo estoy orgulloso de ella y se lo agradezco cada día.
    Un abrazo

    • Qué bonito. Sí… entiendo lo que dices. Sí, claro que representa un sacrificio pero dependiendo de los ojos con que lo mires. La persona del ejemplo no lo veía como un sacrificio sino como una inversión… pero claro que tiene implicaciones!!!! Y para tu mujer, siempre se puede “reenganchar” con la vida profesional más adelante, sobre todo si se ha preocupado por su “empleabilidad” – de esto hablaré en un post pronto, pienso que es importante y a veces lo descuidamos un poco..
      Gracias por la sinceridad!

  4. Hola Maite

    Me tomo la libertad de reutilizar un comentario a un hilo de discusion creado en likedin hace unos meses en referencia a la respuesta al materialismo… ( http://tinyurl.com/3xruobk)

    “Me tomo la libertad de hacer algunas reflexiones en voz alta. Intentaré explicar, de forma lineal, la razones por las creo, que el hombre es infeliz cuando se vuelve materialista.

    Antropológicamente el hombre tiene Inteligencia, Voluntad y Afectividad. La secuencia de actuación de un hombre adulto y maduro sigue ese mismo orden. Mi inteligencia y conocimiento identifican lo bueno para mi, esta dá orden a la voluntad para conseguirlo y una vez experimentado lo amo y esto me hace feliz.

    El problema viene cuando nuestra inteligencia no sabe identificar lo que es bueno para uno, meramente porque no sabe lo que uno es, ahí radica la cadena de errores en cascada. Si no se lo que soy, no seré capaz de identificar lo que es en verdad bueno para mi. Si erro en este punto inicial el resto de acciones nos llevarán a que nuestra voluntad busque un “bien” que no es tal, y por lo tanto, aunque parezca que lo podemos amar, al final no nos hará feliz.

    Estos son los síntomas de la actual crisis de identidad y felicidad (no se lo que soy y por lo tanto no puedo buscar el bien conforme a lo que soy)

    Actualmente el materialismo propone un estilo de vida que no esta en línea con esta realidad antropológica del hombre, ya que se olvida de que la naturaleza humana es expansiva y esta diseñada para la entrega y la donación.

    Las actuaciones en esta línea hacen que el hombre se deshumanice gradualmente, impidiéndole ser feliz como hombre y reduciendo su existencia a un plano meramente material/animal. Esto es, tengo techo, comida y vestido. Esto sólo no hace feliz al hombre, que si al animal.

    Estas actuaciones son por lo general denominadas actos de vértigo (egoísmo) en la que el hombre pierde poco a poco la capacidad expansiva y de donación.

    En contraposición están los actos benevolentes (expansivos y de donación)

    La mejor manera de actuar de forma benevolente es:

    1.- saber que es lo que es realmente bueno para mi y por extensión para tí, ya que tenemos la misma naturaleza.
    2.- Identificarlo, actuar y experimentar su bondad verdadera
    3.- Consecuentemente quererlo/amarlo.

    Atentamente

    Eduardo Garcia Criado
    PDD 08 IESE “

    • Gracias por esta explicación más antropológica! Tiene todo el sentido… gracias! Interesante punto de vista! Entonces… ¿para ti es sacrificar o invertir? ¿Cómo lo ves?

      • Para mi no es “sacrificar” ya que el dejar de lado algo que no te va a hacer bien realmente no es un sacrificio real en si, puesto que no es un bien. Un poco como el que deja una adicion -tabaco, drogas-El problema es que confundimos lo que es “bueno” de lo que no lo es, ya que, nos guste o no, estamos expuestos a miles de impactos que nos proponen unos valores relativos y relativistas que pasan por auténticos. Especialmente desde Sartre y Beauvoir, el relativismo ha inundado el estilo de vida occidental haciendo, fundamentalmente y a la larga, infelices a la gente.

        No es fácil, en la sociedad en la que vivimos, evitar entrar en este juego ya que casi todo esta orientado en esta dirección. Si tienes suerte y entiendes esto desde joven creo que tendrás más posibilidades de ser humanamente féliz. Desgarciadamente hay demasidos factores codominantes que hacen que aun así tengamos que hacer algun trade off de vez en cuando con tal de poder “sobrevivir”.

        Un abrazo

      • Ok, ahora me queda más claro tu punto de vista, gracias por la aportación!

  5. ricardo santiago

    hola Maite,
    una inversión sin sacrificios? dejarlo todo por cuidar a los hijos es una inversión sin sacrificios?? a los 50 ? no sé, no lo tengo tan claro… pero hagamos cuatro números.
    si ellos tienen 50, los críos habrán nacido entre los 35-40 de ella, tirando a tarde en parte por esa carrera profesional, eso quiere decir que los críos tienen entre 10 y 15 años….o más.
    se pasan el día en clase, haciendo actividades extraescolares, y pensando ya si van a estudiar fuera o no…..esa es la vida de estos chavales.
    pero sobre lo de dejarlo todo? no hay término medio? puede él, su marido/pareja, dejarlo todo? què pasaría entonces? còmo lo vería ella? pero más allá incluso, podríamos dejarlo a medias los dos? hay alguna compatibilidad?? què pasó con los grises? aquí todo es binario, blanco o negro??

    es que eso de “sacrifico” mi carrera por mis hijos, o “invierto” mi carrera en mis hijos llámale como quieras, más allà del transfondo negativo o positivo según la elegida que transfiere, está evidenciando que todo no es posible y no estoy de acuerdo.

    des de mi punto de vista quizás es que no tengo que plantearme a los 15 años de mi hijo cómo es mi conciliación laboral/familiar, quizás debería habérmela planteado al momento cero….y eso, como coger los trenes en la vida, cuesta mucho….

    un abrazo

    • Bueno…. es cierto, debería haber puesto el final distinto: quizás “¿una inversión sin sacrificios?” porque no todo es tan blanco o tan negro. Pero quería reflejar lo que esta persona me dijo, y realmente lo ve así… una inversión SIN sacrificios, para ella no, porque lo que le ha recompensado es tanto que no le preocupa nada más.
      Y sí… tienes razón quizás se lo debería haber planteado antes… en fin, algo en que reflexionar. En la línea de “coaching virtual”. No hay nada sencillo! Muchas gracias!!

A %d blogueros les gusta esto: