Salir por la puerta de atrás o la de delante?

El otro día hablé con una amiga que había decidido cambiar de trabajo. La llamaré Sara. Resulta que Sara llevaba casi cinco años en la misma empresa, una buena empresa. Entró casi por casualidad, en el área comercial. El equipo ya estaba formado pero decidieron a última hora ampliar la plantilla con un puesto temporal. De hecho, aunque llevaba casi cinco años, nunca había tenido un contrato fijo… seguía con contratos temporales: “por campaña de Navidad”, “por campaña de verano”, “para la promoción tal”… excusas para no hacerle un contrato fijo. Sara era una buena comercial – de hecho, siempre superaba con creces sus objetivos y mantenía excelentes relaciones con sus clientes… pero no se sentía valorada.

Su jefe le decía de vez en cuando que la apreciaba, que sabía que era una buena comercial, que quería darle más responsabilidad pero que las circunstancias… y le pedía (a Sara) que fuera paciente y que le siguiera dando un voto de confianza…

Pero a la práctica, ni el sueldo, ni las condiciones de contratación, ni su relación con el resto del equipo, ni con la empresa, la hacían sentir bien ni valorada.

Y, un día, Sara decidió dejar su empresa. Y a su jefe. Se cansó de esperar y de apostar. Decidió cambiar de trabajo y así lo comunicó a su jefe. Un segundo después, su jefe le cortó el email, le dijo que recogiera sus cosas y que se fuera, que realmente, “nunca había sido parte del equipo”. Además, se negó a pagarle el bonus que le correspondía.

Y Sara se fue de allí por la puerta de atrás.

Qué pena, jefes, quedar así de mal en el último momento. Hay que ser consecuentes. Si como jefe, no puedes dar lo que un empleado necesita… tienes que aceptar las decisiones que pueda tomar. No valen las buenas intenciones. Los buenos empleados necesitan hechos y cariño de verdad, no sólo palabras y buenas intenciones.

Jefes… si tenéis un empleado como Sara, no os engañéis! Si es buena, muy buena, y vosotros no podéis ofrecerle más en vuestra empresa, sed honestos. Ayudadla a conseguir otra cosa, ayudadla a salir por la puerta grande!

Tendréis una buena profesional para siempre agradecida. Y la vida, da muchas vueltas!

Acerca de Maite Piera

I am a certified Career Coach, writer of Job Hunting for Dummies, providing Consulting tips for Job Hunting.

Publicado el enero 5, 2011 en Quiero mejorar como jefe, Trabajo pero tengo dudas. Añade a favoritos el enlace permanente. 12 comentarios.

  1. Hola Maite.
    Por desgracia existen muchos jefes penosos y tóxicos como el de Sara. Como se suele decir: entras a una empresa por la compañía y te vas por tu jefe.
    Tanto el empleado como el jefe o la empresa deberían cuidar más el proceso de desvinculación. Muchas veces no se le da la debida importancia. En mi caso, desde RRHH, procuramos cuidar este asunto y en varias ocasiones me ha sucedido lo que yo llamo: “el caso del hijo pródigo que vuelve”. Compañeros que en un momento dado se van o son despedidos pero al tiempo los caminos de empresa y empleado se vuelven a cruzar y a juntar. ¿Y porque no?

    Saludos.

  2. Si supieras la cantidad de Saras que puedes encontrar…

  3. Muy buen ejemplo Mayte, estoy encantado de haber encontrado tu blog.
    A mi me pasa lo mismo: (llámame Sara) a partir de enero nos “alineamos” a la estructura americana, y mi puesto de trabajo pasa de tener funciones de desarrollar el negocio en sur de europa (turquía israel italia españa portugal francia) a ser “Inbound Sales”- mis jefes directos saben que no es un trabajo que se adapte a mis características y a mi formación pero lo único que he oído de ellos (RRHH y jefe directo) es: “we all value you very much, we heard great things about your professionalism both from your collegues anf from customers, we do hope you will take this challenge with the same enthusiasm you demostrated when you joined the company” … ahora bien, o no se lo creen ni ellos o de verdad no entiendo como les importe bien poco formar una persona durante un año y dejarla ir así…no es cuestión de tener demasiadas ambiciones, pero siempre he desarrollado negocio, hablo 5 idiomas y no me veo detrás de una pantalla a grabar pedidos…en fin, yo (como mis colegas) estamos en busqueda activa, y el último que apague la luz…

  4. Hola Maite,
    Eres una fiera!! He visto tus números y alucino. Felicidades. Pero no me extraña nada… yo misma estaba deseando volver a sentarme en mi mesa… para leerte!!!
    Mi marido y yo cambiaremos de trabajo los dos el próximo 1 de febrero. Estamos, como Sara, viviendo situaciones que yo llamaría “graciosas” dentro de las que pronto serán nuestras ex-empresasa.
    Un ejemplo es que tenemos que perseguir a nuestros jefes para pasarles los temas pendientes, cuando han sido ellos que han insistido en que nos quedemos un mes.
    En el caso de Sara, es una vergüenza pero al final también pienso que es el último mensaje que corrobora lo que le ha pasado hasta ahora. Ella apostaba pero la compañía no. Eso, aunque no nos guste reconocerlo, es coherencia en estado puro.
    Poco coherente es que te hagan quedarte un mes y no te intenten exprimir…

  5. …y los que se “rebelen” al reino imperante, serán los despedidos😦

  6. Que triste es cuando alguien por ser jefe se cree “dios” como bien dices Ricardo, gente que su mundo es la empresa sin mas y piensan que sus ferigreses deben seguirles si o si y que el tiene derecho a tratar como quiera a estos.

    Pero Maite yo queria darle otro enfoque a tu comentario, el justo el opuesto, que tambien es muy positivo cuando se va de un sitio porque tiene una mejor oferta irse por la puerta de adelante si el jefe se lo permite claro, aunque sea tragandose alguna cosilla, pero poder irse de un sitio dejando compañeros y jefes con los que en cualquier momento ir a tomar un cafe es un lujo. A parte ya bastantes puertas se cierran en la vida como para cerrarnos nosotros mismos alguna.

    Pienso que es mejor dejar compañeros que enemigos por la vida y eso a la larga se vuelve a favor de uno estoy convencido. Y además lo bien que se duerme!

    • Totalmente, hace tiempo alguien hizo un comentario de esto… era Rus, si no recuerdo mal. Decía que también hace falta saber “cómo” irse elegantemente de una empresa y poder hacer lo que tú dices: irte de forma elegante y cordial, y poder seguir manteniendo la relación porque, efectivamente, la vida da muchas vueltas y es mejor estar bien con todos y no ir generando enemigos por ahí! Felices Reyes!

  7. Buen artículo, Maite.

    La verdad es que las empresas son las personas que las forman. No existen buenas o malas empresas, sinó las personas que hay detrás de ellas.

    He tenido la suerte, o la desgracia, de convivir en varias organizaciones, pymes, empresas medianas y la multinacional, y siempre he tenido la misma sensación. Una buena empresa no es aquella que tiene los mejores productos, sinó aquella que tiene a la genta más motivada, contenta y avenida. Aunque, es algo muy difícil.

    El buen directivo no es aquel que se debe únicamente a sus accionistas, tembien se debe a sus empleados. Detrás de cada uno hay una familia que debe su sustente a ese puesto de trabajo. Este principio lo define muy bien el IESE cuando habla de la responsabilidad del directivo.

    Gracias.

    • Sí, por eso pienso que todo el mundo debería saber algo de gestión de recursos humanos!! Al final, los jefes lo son todo… y no sirven de nada las grandes políticas de motivación si luego tu jefe directo te desmotiva a la mínima de cambio! Gracias por tu comentario!

  8. Ricardo Santiago

    siempre pides lo mismo Maite, trato de tu a tu entre propietario o jefe y sus trabajadores o colaboradores (asociados les llaman en wall-mart), y es lo razonable, pero no es habitual.
    el trato que se usa más es el de dios vs siervos obedientes y afortunados por serlo.

    por eso “Sara” fue expulsada del “paraiso” de malas maneras, para que quedase lo más claro posible que no es tanto que ella quisiera irse como que en el fondo nunca había estado al 100% allí, por culpa de ella, de su actitud….

    eso les gusta a los “dioses”, esa sensación de estar por encima del bien o del mal….
    mi director general sexagenario siempre dice que la gente no se entera de nada, con la que está cayendo y nadie hace un par de horas de más, a su hora se van!!….
    olvida que hace tres años, cuando lo que caían eran ebitda’s nunca soñados, los beneficios sólo le afectaban a él y a los propietarios, pero bueno eso es lo normal…son los dioses no??😉

    un abrazo y feliz día de reyes
    rs

    • gracias Ricardo por ser lector y comentarista incondicional!! totalmente de acuerdo… es que hay mucha actitud de superioridad en la vida profesional… pero por suerte, también hay jefes que son buenos jefes! Feliz día de Reyes!

A %d blogueros les gusta esto: