Lapsus y errores… también “pasan”!

El otro día estaba en un curso de formación como “oyente”. El formador repitió por activa y por pasiva que se tenían que apagar los móviles, que tenerlo conectado sería una falta de respeto, que tendrían el tiempo suficiente en los descansos para hacer las llamadas oportunas de trabajo… etc. Todo el mundo lo tenía claro. El formador se había puesto bastante nervioso en ocasiones anteriores cuando había sonado algún móvil. Y por eso había hecho bastante hincapié de nuevo ese día. Todos comprobaron sus móviles, los dejaron en un lugar no visible, y se concentraron al 100% en la sesión.

Y… de repente, ¡suena un móvil!

Es que, a veces… ocurren estas cosas (“shit happens” – perdonadme la expresión pero no se me ocurre una manera buena de traducirlo). Pasan cosas que no has controlado. En una negociación, te equivocas en tu margen (error!! y grave ), en una entrevista de trabajo, cuando saludas al entrevistador, le llamas con otro nombre (error!!!), intentas hacer las cosas bien, te esfuerzas al máximo, intentas controlar la situación y… ¡pasan estas cosas! No sé si es la Ley de Murphy. La cuestión es que, por mucho que quieras… a veces cometes errores y te quedas K.O. sin saber que hacer.

Lo mejor, es “ignorar” el tema. No excusarte. Seguir adelante. Te equivocas en el margen. Sigues. Sigues. Igual no se dan cuenta. Te equivocas en el nombre. Sigues. Sigues. Igual piensan que “te han oído mal”.

Como esto pasa, estáte preparado.

Preparado para asumirlo.

Sin excusas. ¡Nadie es perfecto!.

Acerca de Maite Piera

I am a certified Career Coach, writer of Job Hunting for Dummies, providing Consulting tips for Job Hunting.

Publicado el enero 19, 2011 en Estoy contento con mi trabajo, Quiero mejorar como jefe, Quiero mejorar en el trabajo y etiquetado en , , , , , . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. Bueno, yo los veo como aprendizaje, tambièn porque soy joven y primeriza. (mi primer trabajo) y estoy contenta, me gusta lo que hago. Y sì a veces se cometen errores, el otro dia me pasò algo similar. Nos equivocamos. No avisamos con antelacion protocolar una actividad. Pero seguimos, hicimos la actividad. Nos hicieron notar el error. Pero no habìa manera de enmendarlo a esa altura. Para mì fue un llamado de atenciòn para actividades siguientes. Asì lo veo, asì me lo tomo. No me descalabro ese dìa, lo que pasò, ya pasò. Pero pongo màs atencion y detalle las veces siguientes.

  2. Yo también he comprobado que, si cometes un error durante una conversación pero la continúas como si nada, todo suele ir mucho mejor. Por otra parte, en general, tendemos a parar y empezar a dar excusas, pedir perdón, etc.

    Muy interesante el tema en cualquier caso.

    Gracias por el post Maite.

    • Es cierto… si haces “como si nada” la otra persona piensa quizás que no ha oído bien… o simplemente, no le da importancia. Es mucho mejor! Gracias!

  3. Gracias por tu post Maite. Lo cierto es que hay personas que, ante este tipo de errores o lapsus, se castigan a si mismos de manera durísima (¡como pude ser tan burro!, ¡Dios mio, nunca me lo perdonaré!, ¡he quedado “marcado”, jamás lo olvidarán!….), llegando a culpabilizarse hasta tal punto que el resto de la negociación, de la entrevista o de lo que sea se convierte en un martirio, su emoción afecta a su comportamiento y todo acaba siendo un desastre… que podía haberse evitado simplemente perdonándose a uno mismo y, exactamente como señalas, dándose cuenta de que nadie es perfecto y de que, antes o después, todos podemos comenter un estúpido error por mucho que tratemos de evitarlo. Lo curioso es que, además, no nos suele costar nada perdonar y olvidar ese mismo error casi inmediatamente si lo comente otro, pero ese mismo perdón hay personas que no se lo permiten a si mismas. Un tema que quizás merece la pena “trabajarse” para vivir en paz con los propios errores. Gracias de nuevo Maite por tu post

A %d blogueros les gusta esto: