Abriendo las puertas… al futuro

Ayer me llamó el hijo de un amigo. El chico me causó una buena impresión. Ha acabado ahora una licenciatura en una escuela de primer nivel, y está buscando trabajo. Éste es de los listos, y sabe que la cosa no va ni a través de internet ni a través de la publicación de ofertas ni nada de todo eso.

Todo empezó ayer por la mañana. Su padre me comentaba que su hijo había aplicado a la empresa “TAL” porque estaba muy interesado en trabajar allí. Me lo contaba como si nada, dentro de una conversación en la que le preguntaba de forma genérica “por sus hijos”. Pero es que resulta que… tengo una gran amiga que trabaja para la empresa “TAL” (algo bastante inaudito porque la empresa en cuestión está en el extranjero: ya es casualidad, ya…!). Pero bueno, la cosa ha ido así. Le he dicho que tenía una amiga allí y ni corto ni perezoso, el papá me ha dicho que ipso facto le decía a su hijo que hablara conmigo.

Y su hijo, sin conocerme de nada, me ha llamado. No ha pasado más de media hora desde la conversación con su padre. Y me ha contado la situación, que quería trabajar en la empresa “TAL” y que si podría ayudarle a mover su CV.

Y aquí estoy yo, dispuesta a enviarle un email a mi amiga recomendando a este chico, y abriéndole las puertas a su futuro. ¿Y sabéis qué? Estoy encantada de hacerlo, porque pienso que el chico lo vale y porque valoro su valentía llamándome y contándome su motivación y su situación.

¡Qué bien, poder ayudar a alguien…!

Y tú, ¿ya has pedido ayuda? A por todas.

Acerca de Maite Piera

I am a certified Career Coach, writer of Job Hunting for Dummies, providing Consulting tips for Job Hunting.

Publicado el febrero 2, 2011 en Estoy en el paro, busco trabajo, Estoy en un proceso de selección, Quiero cambiar de carrera profesional y etiquetado en , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Hola maite, muchas gracias por tu blog, es muy útil.
    mira quisiera que me ayudaras, estoy buscando trabajo por primera vez y trato de ganar experiencia con cada entrevista. hasta ahora he dado cuatro. una de ellas fue un completo fracaso, pero bueh! no hay manera de aprender si no se hacen las cosas.
    Ahora quisiera preguntarte si tienes algun secretillo, esquema, ayuda para finalizar las entrevistas porque veo que ahi tengo un problema, cuando veo que el asunto esta termiando me pongo muy ansiosa, en ocasiones me imagino como voy a organizar mi vida trabajando allí y como que “me voy” del sitio donde estoy, de modo que ansío que termine luego pues no puedo concentrarme bien. miro a todos lados y cuand me pillo vuelvo a mirar fijo. la ultima vez me sucedió así, tome mi cartera dos veces y la dejé allí, En realidad estoy esperando que la persona diga “hasta luego”. pero la persona no dice eso, en cambio espera que una se despida. Ya habia dicho la típica frase, “tal día tendremos los resultados, si no te llamo es porque no, si es sí, te llamaremos”. algo más se dijo después, luego hice una última pregunta, se bromeo un poco y luego dije un bueno gracias, hasta luego o algo así y me fui.

  2. Bueno, vaya como estas terremoteando mi piso valórico. Y yo que siempre creí que hacer algo semejante era ser un sinvergüenza, un aprovechado, un completo care’ raja. Pero ahora te leo decirlo así tan tranquila, como lo mas normal del mundo e incluso recomendable…. como se me dan vuelta los valores, las cosas. ¿0 es que el mundo estará demasiado trastocado? estoy confundida. Si hago lo que recomiendas, ¿dejo de ser yo?. ¿o es que tal vez yo soy demasiado a la antigua? ¿tendré que cambiar esta postura frente al mundo? ¿si lo hago, perderé en parte mi esencia, lo que me constituye como ser único e irrepetible? ay! como duelen y confunden estas preguntas!

A %d blogueros les gusta esto: