La anti-coach

El otro día conocí una anti-coach. ¡Qué interesante!. Es una figura que creo que es bastante frecuente… se trata de una coach certificada que se ha olvidado y ni siquiera practica nada de lo que aprendió en el curso… ¿os suena?

En los cursos de coaching, y más si se trata de una certificación … se pone mucho énfasis a la escucha. La escucha activa. Antes de hablar, hay que saber escuchar, pacientemente… para, después saber hacer las preguntas adecuadas para ayudar a que la otra persona encuentre sus propias conclusiones.

Pues bien… la anti-coach hizo conmigo todo lo contrario. No me dejó hablar. Me contó todo lo bien que hacía ella las cosas. No se preocupó de entender nada de mí, ni de hacer preguntas. Su historia era muchísimo más importante… y sus objetivos, también. Luego, para más inri, me dijo que de lo conversado… ni pío.

Uy… qué mal rollo. Es que el tema de coaching está de moda… y hay muchos fashion victims. Conozco muchos buenos coachs. Muchos sin certificación. Muchos ni saben lo que significa el coaching. De hecho, mi mejor coach me preguntó el otro día qué significaba y cómo se pronunciaba c-o-a-c-h-i-n-g.

Es uno de mis lectores incondicionales…

…¡mi padre!

Acerca de Maite Piera

I am a certified Career Coach, writer of Job Hunting for Dummies, providing Consulting tips for Job Hunting.

Publicado el febrero 22, 2011 en Quiero mejorar en el trabajo. Añade a favoritos el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Hola Maite, muy interesante tu vision sobre el “coaching”.
    Es un tema que me interesa mucho y he pensado en formarme. He investigado pero no tengo nada claro cuál es la mejor certificación y en qué escuela realizar la formación.
    Seguro que muchos de tus lectores agradeceríamos tu visión sobre este tema
    Gracias y saludos,

    • Buffff David…!! Me lo pones complicado. Después de hacer mucha investigación sobre el tema recientemente, no tengo una respuesta. Sinceramente pienso que el tema del coaching hoy día ha alcanzado una dimensión tan grande a nivel de negocio que es difícil diferenciar entre personas serias (y escuelas y certificaciones serias) y personas o escuelas poco profesionales. Lo que sí tengo claro es que hay diferentes “corrientes” y hay diferentes instituciones reconocidas a nivel internacional. Pero, al final, todo se basa en lo mismo… en el método socrático e intentar dominarlo. Y esto sólo se consigue si: tienes una cierta habilidad especial por estos temas y una cierta ascendencia sobre las personas y, además, si has tenido la oportunidad de practicar muchas veces la técnica para poder dominarla.
      De todas formas, tengo que decir, que soy “curiosa” por naturaleza. Por tanto, me interesa mucho conocer todas las corrientes para poder aprender, valorar y utilizar lo mejor de cada una de ellas… pero quizás de momento no me “casaría” con nadie. Saludos!

  2. Desgraciadamente, lo del coaching se ha convertido en unn recetario de Thermomomix (que me disculpen en Thermomix :-))), es decir, cuatro gramos de libros de autoayuda, dos cucharadas de experiencia, algo de desorientación del coacheee…. lo ponemos a girar a velocidad moderada de una sesión cada 2 semanas y con un poco de temperatura y una minuta razonable….

    Resulta francamente dificil hacer solo preguntas para que el coachee encuentre las respuestas, dar estímulos para que a través de ellos se busquen y encuentren soluciones.
    Aquí todavía hay muchos que no se han dado cuenta que hacer coaching es infinitamente más complejo que hacer consulting. Hacer hacer, o hacer que se quiera hacer, es mucho más complejo que tirar de manual de análisis, parametrizar y dar soluciones enlatadas.

  3. “Muchos sin certificación”… no considero que haya en este momento ni una sola certificación de Coaching que tenga la más mínima credibilidad

A %d blogueros les gusta esto: