Antes de empezar… ¡prepara tu mente!

Conozco personas que se han propuesto encontrar un trabajo… y, antes de nada, sin perder más tiempo, empiezan a escribir. Redactan sus CVs con el máximo detalle, luego buscan ayuda… y sí, efectivamente, el CV está impecable. Todo estupendo. Luego, se dedican a prepararse las entrevistas. Se compran libros con las preguntas “tipo”, las que en teoría siempre hacemos, y se los estudian de pe a pa.

Y entonces, llega la entrevista. Y el entrevistador empieza a hacer preguntas… al principio de lo más inocente pero luego, hace 3 preguntas seguidas para evaluar cómo gestiona el estrés el candidato. Y ahí, el candidato se desmorona. Se pone nervioso, pierde los papeles… no sabe cómo continuar. Y como esto le ha salido mal, a continuación ya no sabe nada más. No sabe responder ni hablar… la entrevista acaba siendo un desastre.

¿Qué ha fallado?

La preparación mental. Antes de empezar a escribir… necesitas prepararte. Mentalmente. Necesitas pensar en positivo, valorar qué cosas te aportan energía y cuáles te restan. Eliminar las cosas que te restan energía o te hacen dudar de ti. Necesitas tener autoestima: aliméntala.

Prepara tu mente. Te lo agradecerás.

Anuncios

3 comentarios sobre “Antes de empezar… ¡prepara tu mente!

  1. El otro dia vi un comentario en linkedin que pensé que tenía mucha razón..”“Hay 2 tipos de personas: los que te DAN gasolina y los que te la QUITAN”
    “Y yo añadiría que detrás de estas dos tipologías hay dos conversaciones: – Las que te HUNDEN, te QUITAN la energía y te dejan PARALIZADO. – Y las que te INSPIRAN, te dan ALIENTO y te despliegan las ALAS para VOLAR. ”
    Creo que es por ello que a veces las personas no tienen una autoestima alta…
    ¡¡A preparar la mente!!

    Me gusta

  2. Maite este es un problema generalizado, me encuentro a mucha gente que no es que no esté preparado mentalmente, creo que el origen viene de no creer que lo que hace es importante, no sabemos valorarnos a nosotros mismos, y si no lo hacemos nosotros, en cuanto nos ponen entre la espada y la pared nos desmoronamos.

    Más creencia en nosotros mismos, pensamos que lo que hacemos es lo normal, hasta que se lo contamos a alguien y dice “wow!”.

    Más autoestima, y todo irá mucho mejor en las entrevistas!

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: