Los de selección ¿somos raritos o hacemos preguntas “raritas”?

He aquí algunas “perlas” de preguntas “inauditas”… podemos llegar a ser MUY originales (se aceptan sugerencias para las respuestas!!!)

1. Si tuvieras que describir el pasado año laboral con tres títulos de películas, ¿cuáles serían?

Realmente, ¡imaginación al poder! Es complicado responder a esta pregunta si no eres un experto en cine o si, simplemente, no estás en momento de la entrevista para utilizar tu mente para hacer este ejercicio. Es realmente difícil. Pienso que si no se te ocurre nada, puedes reformular la pregunta: “Siento no ser un experto en cine, pero si se me permite, te puedo dar tres palabras que describen bien mi pasado año laboral: diversión, satisfacción personal y reto”. Por ejemplo. Una vez hayas dicho esto puedes hacer el ejercicio… pensar en una película de diversión y decírsela al entrevistador (por ejemplo, “aterriza como puedas” o algo así), luego “satisfacción personal” (el padre de la novia) y “reto” (forrest gump). El ejercicio de llegar hasta aquí lo puedes ir haciendo en voz alta, esperando que el entrevistador entienda tu lógica y vea cómo razonas.

2. En un mundo ideal, donde todo el mundo puede hacer lo que quiera, ¿qué harías tu?

Aquí mejor ser honesto. Jordi (le dije que lo mencionaría) me dijo… “compraría esta empresa para hacer lo que quisiera”. Valiente. A mí me gusta esta respuesta, pero es algo arriesgada.

Siguiendo con la honestidad… piensa bien en tu respuesta. Laia contestó que, “en ese mundo ideal” donde “todo el mundo puede hacer lo que quiere”, ella decidiría entrevistarse justo para el puesto para el que se está entrevistando… hmmmm… ¿seguro?. Esta es una reacción muy lógica. Pensamos que tenemos que demostrar, por encima de cualquier circunstancia que aquel puesto es el mejor del mundo-mundial y que no hay nada mejor que hacer que ese puesto. Pero… pensemos. Estoy aplicando para ser contable. Hacer asientos. Realmente, si escogieras lo que quieres hacer, escogerías estar todo el día haciendo asientos contables? Si la respuesta es “sí”, genial. Si la respuesta es “no”, mejor ser honesto y decir que harías otra cosa.

3. ¿Con qué animal te identificas?

Para estas preguntas tan “originales” lo mejor es seguir un proceso lógico como hemos hecho en (1). Es decir, primero piensa en cómo eres (y vas explicando el paralelo el proceso a tu entrevistador). Por ejemplo, “soy fiel, resolutivo y trabajador”. Y seguirías diciendo… “con estas características, quizás me identificaría con una hormiga”.

El otro día en un seminario me preguntaron si cuando los responsables de selección hacemos preguntas es “para algo”. Y yo digo… evidentemente que sirve para algo, si no, ¿por qué hacer preguntas? De todas formas, pienso que hay algunas preguntas tan tan tan “raritas” (he aquí una muestra) que se me hace difícil entender qué conclusiones se pueden extraer de las respuestas…

Seguiremos indagando.

Acerca de Maite Piera

I am a certified Career Coach, writer of Job Hunting for Dummies, providing Consulting tips for Job Hunting.

Publicado el abril 15, 2011 en Entrevista, Estoy en un proceso de selección y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. 9 comentarios.

  1. A mí me resultan curiosas muchas preguntas cuando, ya de antemano, el que te entrevista sabe que ni siquiera entra en sus planes el contratarte porque ya tiene el que, a su entender, considera el candidato perfecto. Hablo por experiencia propia.
    Creo que aquellas personas que hacen las entrevistas y que ya han visto tu CV, tienen una idea clara de lo que puedes y no puedes hacer, y dado que no somos amigos y muy posiblemente ni nos volvamos a ver en la vida, ¿para qué hacer perder el tiempo con segundas entrevistas o con falsas esperanzas? No me dedico al tema de recursos humanos pero sé perfectamente cuando una persona cumple con todo lo que quiero, no me vale o tiene al menos el 50% de cosas que busco para cubrir un puesto. De todas formas, seguiré acudiendo a entrevistas y seguiré buscando un trabajo que, de momento, me resulta esquivo.
    Enhorabuena por un blog tan completo sobre un tema tan peliagudo.

    • Gracias ADrián. Efectivamente, en este gremio también hay de todo… espero que al menos, en la mayoría de casos podamos dar una imagen profesional. Un saludo!

  2. Buena aportación Marina.
    He realizado muchas entrevistas personales y reconozco que he ido evolucionando en cuanto a las preguntas personales. Al principio las hacía sin más, pero con el tiempo me he dado cuenta que los aspectos personales son privados y por tanto no me incumben, salvo que la persona entrevistada desee comentarme algo de su ámbito personal.
    Solamente en casos especiales (ejemplo el que comentas) que el puesto de trabajo tenga una serie de condicionantes particulares soy partidario de esas preguntas.
    Además es importante recordar que existe una normativa europea en materia de acceso al empleo que especifica que no se puede discriminar por razón de sexo, edad, raza, religión u orientación sexual.

    Saludos.

    • Totalmente de acuerdo. Mi consejo, por lo general, es no hacer preguntas personales. Por eso hay veces que se utiliza el “hablame de ti” para ver que cuenta el candidato de su vida. Lo que si es cierto es que si limita en algo, hay que preguntar, algo asi como “si tuvieras que viajar el 90 por ciento del tiempo, seria algun problema?” Asi no hay problema y damos una oportunidad al candidato para decir lo que siente. Gracias y feliz Semana Santa!

  3. Gracias Maite.

    Tengo una cuestión sobre la cual he ido variando en mi apreciación, la verdad es que todavía soy ambivalente al respecto. Y esto es sobre el tema de vida personal y familiar en las entrevistas de trabajo. Por un lado, me rechina cuando me lo han preguntado, por otro lado cuando yo misma tengo que seleccionar un/a candidato/a me sale naturalmente preguntarle sobre sí mismo/a, amén de los temas profesionales y laborales, qué le gusta hacer, dónde vive, si tiene familia, si es de aquí, de allá, cuál es su plan vital, etc.

    La semana pasada, sin ir más lejos, estábamos haciendo una valoración de un candidato para un puesto de alta responsabilidad en un proyecto de construcción en Uruguay, y dado que implica un relocation por 2 años, era evidente que lo familiar resulta clave para completar la foto que te haces del candidato. Incluso llegamos a hablar de las edades de sus hijos, pues no era lo mismo si eran universitarios (en el sitio del relocation sólo hay hasta E.S.O.) que si eran pequeñajos.

    Enfin, que sigo con mis dudas porque, si soy casada sin hijos y mis padres y hermanos los tengo a 10.000 km y los suegros y cuñados en el pueblo de al lado, eso también dice algo de mí, de cómo organizo mi vida, de cuál es mi mapa vital, no os parece?

    Os dejo la consulta para reflexionar…

    Buena y Santa semana a todos/as,
    Marina

  4. Me encantaría saber para que y por que preguntáis la edad, honestamente.

    • La edad es solo un “dato” igual que tu nombre. Nada mas. A mi personalmente me interesa para ver la relación que hay entre edad y experiencia profesional (en años), por ejemplo.
      Un saludo!

      • Respuesta políticamente correcta, aunque no es real, la edad se usa como filtro, si tienes mas de 45 la entrevista se acaba, si es que has llegado a ella…

  5. Gracias por publicar lo que te comenté (pregunta 1), a mi también me ha ocurrido el que me pregunten si realmente todas las preguntas sirven para algo y no se dan cuenta las personas que participan en procesos de selección que cualquier información que se obtenga nos apoya a la hora de realizar la selección, con excepciones como comentabas, en los objetivos de las preguntas son más rebuscados… Saludos y de nuevo gracias. Mamen

A %d blogueros les gusta esto: