Y ahora… “ya no tengo nada” (me he quedado sin trabajo)

Hoy he asistido a una jornada relacionada con el desarrollo profesional. Evidentemente, algunas de las personas que han venido estaban en proceso de búsqueda activa de trabajo, como muchos hoy día!

Y… me ha sorprendido mucho la presentación de un chico. Ha comentado que había sido director general en multinacionales, en empresas pequeñas, que en algún momento había tenido su propia empresa y que… desde hace una semana, “ya no tengo nada”.

Me he quedado sin palabras. ¿Ya no tienes “nada”? ¿Seguro? Hay mucha gente que piensa así. Se quedan sin trabajo, algunos de forma “traumática” o inesperada y… “ya no tienen nada”. Y… para encontrar otro trabajo, hay que tener “algo” que ofrecer. Algo que seguro que tienes. Experiencia. Vivencias. Ejemplos de éxitos. Logros. Retos. Habilidades llevadas a la práctica en numerosas ocasiones. Fans. Gente que te apoya. Gente que te dice que eres bueno.

Si piensas que “ya no tienes nada”, habla con esas personas. Deja que te cuenten todo lo bueno que eres. Que puedes con todo. Que tienes mucho, que vales mucho. ¡Arriba tu autoestima!

¡Y a por el siguiente reto!

 

Acerca de Maite Piera

I am a certified Career Coach, writer of Job Hunting for Dummies, providing Consulting tips for Job Hunting.

Publicado el junio 29, 2011 en Estoy en el paro, busco trabajo, Estoy en un proceso de selección y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 7 comentarios.

  1. Hola!
    Yo como la mayoría de vosotros también estoy en desempleo y sí comparto con vosotros esa sensación inicial de desorientación, incredulidad (esto no me puede pasar a mi), desmoralización,… pero es verdad que tenemos otras muchísimas cosas que nos hacen tener una vida igual de plena que si estuviéramos trabajando. En una sesión de orientación de un curso que realizaba, la orientadora me preguntó qué es lo que me aportaba el trabajo, al relatarle lo que yo creía, me dijo que si todo lo que estaba haciendo ahora no me aportaba todo eso… y tenía razón! (teniendo lógicamente el respaldo de estar cobrando desempleo). Si nos ponemos a pensar, estar en paro no es estar parado y eso conlleva (además de la búsqueda de empleo), formarse, actualizar conocimientos, estar informado, leer,… en definitiva crecer, ser más crítico, sentirse realizado, y tantos otros atributos que queramos añadir.
    En definitiva, se trata de sacar el máximo jugo a las situaciones que nos tocan vivir y hacerlo dignamente.

  2. Desde hace unos meses, día a día, he ido aprendiendo que si tienes más de una edad, no eres candidato a ser contratado. No sirven el conocimiento ni la experiencia; a pesar de que sabes mucho y de muchas cosas, con lo que puedes ahorrar dinero a las empresas, éstas no te consideran; además estarias alineado con los objetivos de la empresa, como nadie (no querrias que te echasen, precisamente ppor la edad) Pero nadie contesta. He dejado de enviar currículums, he dejado de mirar anuncios, me he dado de baja de todas las webs en las que estaba apuntado (recibía más de 20 correos diarios, con varias ofertas en cada uno de ellos). Y me he puesto a trabajar por mi cuenta porque me han venido a buscar para hacer el mismo trabajo que hubiese tenido en la nómina de una empresa y por el mismo (de hecho, por más) dinero. Pueden ahora darse los mensages positivos y esperanzadores que se quiera, pero sigue estando muy presente que no eres nadie empleable y, en cambio, se te reconoce como un buen profesional y por eso te contratan. ¿Quien sabe el por qué? Si fuese por una eventual indemnización o mayores costes (todo es negociable) ya lo cobro cada mes al incrementar la remuneración. ¿Entonces?

  3. Fíjate que cuando te encuentras a alguien que hace tiempo que no ves, o que acabas de conocer, ante las preguntas ¿Como te va? y ¿tu que eres? hay un porcentaje muy elevado que siempre se refiere a su trabajo. Nadie contesta a la pregunta de ¿tu que eres? con un “soy un padre de familia estupendo…” contestan con “director financiero de la empresa tal…” Y ante un ¿Como te va? la respuesta es “ahora muy bien, me han ascendido y bla bla…”
    ¡Deberiamos valorar mas, o al menos por igual, nuestro aspecto personal que nuestro aspecto profesional!

  4. Rafa, tienes toda la razón con respecto a la salud. Llevo desde Noviembre sin trabajo y a los pocos días alguien me animó diciéndome que lo más importante era la salud, sin ella no se puede hacer nada y además que con los años lo vería mucho más claro (es una persona mayor que yo); la verdad que fue uno de los comentarios que más me animaron en ese momento tan duro y traumático para mi que suponía “digerir” lo que me estaba pasando.
    Por otro lado, también es muy cierto todo lo que comenta Maite con respecto a que hay mucha gente perfectamente consciente de lo que valemos, a mi me lo hicieron ver desde el primer día y ese ha sido uno de los motores para “tirar para adelante” como suele decirse.
    Sin embargo, Javier dice que eso es lo que suele sentirse al principio pero ¿qué pasa cuando transcurre el tiempo y tus candidaturas no progresan?, el desánimo puede apodararse de nosotros y por eso hay que reinventarse todo el rato, trabajar y trabajar para “venderse” mejor y optimizar la forma de buscar empleo y automotivarse constantemente.
    Así que ¡mucho ánimo a todos! y ¡buena o trabajada suerte!, yo espero encontrarla pronto en forma de puesto de trabajo.

  5. Yo me encuentro en busqueda activa en estos momentos… y os puedo decir que los proyectos a futuro debes buscartelos tú, hacer un planteamiento de las multiples opciones que puedes escoger (montarte tu negocio, salir fuera del pais, colaborar con entidades sin animo de lucro, montar foros, etc). Un sinfin de cosas que no podrías plantearte en serio si estas con trabajo, y que pueden representar el encontrar tu sitio verdadero en esta sociedad de hoy.. No sé, yo soy del parecer que mientras se tenga salud se tiene todo (y no es por consuelo, os lo aseguro sino por vivencias propias).
    Un abrazo

  6. Bueno, al comenzar la travesía del desierto, suele sentirse eso, con el tiempo la ingrata experiencia te enseña muchas cosas. Yo ahora opino, ¡que lo tengo todo salvo trabajo! y por poco tiempo…
    El trabajo aporta mucho más que un sueldo, pero ” se trabaja par vivir y no se vive para trabajar”, aunque si eres una persona implicad tiendes a olvidarlo. estoy de acuerdo en: ! a por el siguiente reto !

  7. Gracias Maite, es una alegría leerte de buena mañana , para empezar el día con entusiasmo !

A %d blogueros les gusta esto: